PRÁCTICA DE DANZA Y ACCIÓN-EJERCICIOS PARA CUERPO, ALMA Y ESPÍRITU

PRÁCTICA DE DANZA Y ACCIÓN-EJERCICIOS PARA CUERPO, ALMA Y ESPÍRITU
Experimenta y crea desde el cuerpo
1ª Fase 

Trabajaremos desde la circulación de la respiración.-
Desde las articulaciones, desde los huesos y los huecos, y con el peso de todo ello, estirar sintiendo y ensanchando las distancias. Nos posicionaremos en un tiempo de escucha con nuestro cuerpo para lograr encontrar momentos cómodos y miradas atentas.- El equilibrio, su coordinación, descoordinación, tomar conciencia de esqueleto y de sus partes, sus impulsos, saltos, el tacto, los apoyos, sus señales, hacer y dejarse hacer, deshacer, en la memoria de la energía, modulamos.
Vitalidad y mundo aNimal.-
Sesiones de danza discontinua, porque nos interesa la movilidad, no su apariencia. El placer de caminar, aprender a rodar y deslizar en el suelo. Jugar con la influencia de la fuerza de gravedad en nuestra anatomía. ¿Cuanto invertimos en pensamiento y cuanto dejamos que la acción aparezca?
Habitar un lugar inesperado, un tiempo para quedarse mirando al tiempo.-

2ª Fase 
La industralización de nuestros cuerpos, la simbiosis entre humano y animal, la genética de la memoria, la fuerza bruta y lo tierno del movimiento. Repensar con el Cuerpo. Lo que damos, lo que conMovemos y lo que alimentamos.
Cuerpo como arma de protesta y a la vez somos los contenedores de las contradicciones más bellas. La Creación surge de responder esos estímulos más innatos e intuitivos y de estar alerta a su aparición, descongelación. La seducción de descubrir. Nos influye la observación con la que recibimos la improvisación, y aparecerá nuestro ritmo interno.  Una danza que nace de cada dedo y víscera. Fuertes y tiernos nos relacionamos con el resto de nuestro árbol, y lo que nos dicen los confines de nuestra presencia. Caída y recogida de esas cosas que nos afectan. Donde están los límites, si los hay, entre recuerdos y memorias. 
Sin olvidarmos de que somos animales.
SÏ. si si si. Todo esto y más
...


Para Tod@s las edades, adolescentes y abuel@s

Deseamos que toda persona interesada en esta práctica, pueda disponer de un lugar en continua investigación de lo natural del movimiento, el placer de moverse y el gusto por el baile. Trabajaremos desde la respiración, desde las articulaciones, desde los huesos, la piel y con el peso de todo ello, estiraremos sintiendo y ensanchando las distancias.